Hoy no

Hoy no me apetece ser políticamente correcto. Llevo unos días desconectado, porque ya se sabe que las épocas de fervor universitario es lo que tienen. Pero no me he desconectado de todo de la actualidad, desde luego. Y me canso de buscar la manera de expresar firmemente mi indignación y ser políticamente correcto a la vez. No encuentro la forma de aludir a los presuntos corruptos que están apareciendo en nuestro país hasta de debajo de las piedras y hacerlo con el respeto que no se merecen. Así que hoy, por ser el día que vuelvo a la actividad en el blog, me voy a dar un lujo y a ser políticamente incorrecto.

Para empezar, voy a acordarme de las familias de todos los desgraciados que ocupan las primeras planas de los periódicos estos días. Y no a la manera usual, es decir, para reprocharles tener unos hijos o hermanos o sobrinos o nietos tan sumamente asquerosos; lo voy a hacer para lamentar su fallo educativo. Igual que cuando vemos a una niña de trece o catorce años paseando por la ciudad como recién salida de un burdel, o a un chaval de doce años fumando su primer cigarro, o a grupos de muchachos de quince arrastrándose por los suelos con una borrachera de magnitudes colosales, siempre decimos “la culpa es de los padres”, yo hago lo mismo. La culpa de que todos estos personajes que no merecen ni el aire que respiran sean como son tendrá que residir, en buena medida, en la educación recibida. A mí mis padres me enseñaron que hay que ser honrado, que no hay que mentir ni robar, ni utilizar a los demás para provecho propio, puesto que cada persona es un fin en si mismo. Sin embargo, algo falló con estos delincuentes, con estas ratas inmorales cuyo hedor llega hasta nuestras casas a través de los medios de comunicación. Y, ¡qué demonios!, supongo que el padre de Bárcenas o la madre de Rajoy algo tendrán que ver con que sus hijos hayan salido tan profundamente malos.

Para seguir, voy a pasar del tema de las presunciones, y me voy a acoger al refranero castellano, que a veces viene bien. Sí, no es políticamente correcto, etc., pero hoy me tomo esa licencia. “Si el río suena, agua lleva”. Es muy extraño que todo este tinglado se haya edificado sobre mentiras. Y, conociendo a la casta política y empresarial de este país de mierda, la sabiduría popular parece que pinta bien. El principal problema que tienen estos degenerados éticos que nos gobiernan es que muy pocos salen a defenderles, y que todo el mundo es capaz de creerse de arriba abajo que son unos defraudadores y unos ladrones, que son unos vendidos y unos untados, y que preferirían vender a su madre por tener un Jaguar en el garaje. Por algo será, digo yo, que todos (salvo la justicia, que ya sabemos que, o está corrompida como ellos o trabaja más despacio que el caballo del malo) tenemos la mosca detrás de la oreja.

Para acabar, ya puestos, voy a meterme con el infantilismo que rezuman por sus repugnantes poros estas desgracias de engendros que permanecen en primera línea de la desastrada política de Españistán, Monarquía bananera donde las haya: el “y tú más”. Es tan triste que no merecería más acción que un cachete o un castigo en el rincón de pensar lo que has hecho en casa o en el colegio. Pero resulta que estos malvados criajos caprichosos son los políticos que ocupan los puestos de mayor poder y decisión en este ridículo país. Y andan, cada vez que alguien les acusa de corruptos, buscando la corrupción de su adversario para justificar la propia, sin darse cuenta de que la mayoría de la gente empieza a no creerse esa diferencia que tan bien han estado teatralizando estos años, y que el grito de “la misma mierda son” se hace patente ya en cada manifestación y protesta.

Aun con todo esto, seguirá habiendo gente de diversas procedencias y limitadas capacidades intelectuales que votará emocionada a los politicastros de mierda que les roban el pan, les quitan al médico, les arrebatan el profesor de su hijo y les niegan el futuro de su jubilación. Imbéciles los hay en todas partes, y como hoy no me apetece ser políticamente correcto, no me lo callo.

  1. LA VERDAD
    2 julio 2013 a las 19:38

    Y YO, IGUAL DE POLÍTICAMENTE INCORRECTO QUE TU, ME GAGO EN SUS ASCENDIENTES, FAMILIARES Y DESCENDIENTES

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: