¿Sorprendidos?

No puedo poner el enlace porque El Mundo es un periódico de pago también en internet, lo que me parece bien, que conste, teniendo en cuenta que no me creo ni la mitad de lo que dice semejante panfleto.

Sin embargo, parece que ha trascendido de la portada de El Mundo a otros periódicos. Se trata de una investigación periodística que debería ir acompañada de una investigación judicial para verificar los hechos que se citan, y que pondría en un brete a la cúpula directiva del Partido Popular, acusada de recibir sobresueldos en dinero negro por el presunto evasor Luis Bárcenas y el difunto “padre de la patria” Manuel Fraga.

Hay mucha indignación en los medios, por la calle, en las discusiones de cafetería. A buen seguro un montón de gente estará sorprendida. Yo no. Y no es tendenciosidad. No confío en ningún político, sea del partido que sea. Y, tras los últimos años, menos aún del PSOE o del PP.

No sé por qué se sorprende la gente de que los herederos del corrupto sistema franquista sean corruptos. No tiene nada de extraño. No es un hecho sobrenatural, extraordinario. Son del PP, el partido con más cantidad de casos de corrupción de nuestro país, seguido de cerca por sus aprendices en las malas artes, el PSOE.

Rajoy, el hombre que preparó una jugosa amnistía fiscal para que quien tuviera dinero negro pudiera blanquearlo sin responder a ninguna pregunta, lo cual ahora suena bastante planeado, teniendo en cuenta que el dinero negro lo tenían especialmente sus compañeros de partido, es un político de los que adoran la sombra. De aquellos a los que no les gusta salir en televisión o en radio, o bien porque nunca sabe qué decir, o bien porque lo que dice sabe que no va a gustar. Cospedal, un dolor para este país, es esa mujer que cierra servicios de urgencias mientras pone más policías a vigilar su mansión; es la presidenta de una comunidad autónoma a la que, a buen seguro, habrá ido al menos un par de veces desde su investidura; es la que privatiza hospitales para que se los quede su marido, o la que “apoya” a los trabajadores con un palestino al cuello y luego a ellos les pone una soga (maldita hemeroteca, ¿eh, Dolores?). Bárcenas es uno de esos mafiosetes cercanos a Gürtel, como Camps, Aguirre, etc., que se pasea por Madrid con su pelo engominado mirando por encima del hombro a los pobres mortales que no tenemos cuentas en Suiza. Saenz de Santamaría es aquella mujer que casi llora ante la lacra de los desahucios, pero que luego firma y vota un rescate multimillonario a los bancos que están realizando los desahucios, y con lágrimas de cocodrilo dice que no se puede hacer nada.

Y podría seguir. Pero creo que con esto basta. ¿Quién se sorprende? ¿Los que les votaron pensando que serían mejores que los anteriores? Vamos buenos si la gente se sigue creyendo esas bazofias.

A este ritmo, la idea de la guillotina va a llegar mucho antes de lo que pensábamos.

  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: