De mentiras y soberanía

Lo que observamos cada día en el actual gobierno de España es sencillo de explicar. O bien son unos mentirosos empedernidos que hacen todo lo contrario de lo que prometieron hacer, o bien no tienen ninguna capacidad de decisión, con lo que han perdido por completo la soberanía que se les presupone, o bien las dos cosas anteriores.

En el primer caso, sería triste ver como, de nuevo, una administración, independientemente de que se declare conservadora o progresista, vuelve a estafar a la ciudadanía demostrando la poca validez que tiene la democracia en nuestros días, planteando un programa y saltándoselo punto por punto. “No subiremos los impuestos”, decían, y los subieron; “perseguiremos el fraude fiscal”, prometieron, y aquí nos tienen asistiendo a una vergonzosa amnistía fiscal a los defraudadores; “no subiremos el IVA”, y ya se ha visto; “no bajaremos sueldos a funcionarios”, y ahí tenemos la extra de Navidad fuera; “no tocaremos sanidad ni educación”, pero las tasas universitarias han subido, los interinos van a la calle, y el repago sanitario es ya una realidad. En definitiva, día a día observamos como se incumplen las promesas electorales, lo cual dice mucho de la palabra de los políticos españoles.

En el seguno caso, estamos ante un timo de grandes magnitudes, pues la soberanía perdida por nuestros supuestos representantes iría a parar a los mercados, conjunto de individuos y empresas que rigen los destinos del mundo buscando el simple beneficio económico, sin ningún tipo de escrúpulo ético. Así ocurre en el caso de la intervención del estado español por parte de Alemania (perdón, ¿debería decir Europa?) y el Banco Central Europeo. Exigencias y más exigencias que se imponen sin tener en cuenta la opinión, los votos o las decisiones de los ciudadanos de un país que ya, oficialmente, es una colonia del nuevo imperialismo financiero.

El tercer caso, el que se ajusta a la realidad por completo, nos pone en la situación de suponer que el mundo que tenemos es doblemente malo, puesto que nuestros políticos son unos mentirosos compulsivos sin miramientos, y además están al servicio de los mercados, no de nosotros. La realidad siempre suele superar los peores presagios de la ficción. Y en este caso más que en ninguno, pues se une la bajeza moral, la ausencia de solidaridad y humanidad, junto con el interés material de unos pocos. El resultado es una sociedad regida por peleles, marionetas de la oligarquía más repulsiva, capaz de condenar a una muerte por hambre a un gran porcentaje de la población, a la emigración a otros tantos, y sin mencionar el paro, la miseria, todos los niveles imaginables de pobreza, la esclavitud moderna, y demás tormentos injustos e innecesarios, sólo para que el profundo saqueo de los recursos naturales beneficie estratosféricamente a unos pocos y llene los bolsillos de sus lacayos.

Toda reforma tiene que partir de la comprensión de simples hechos y de la proposición de sencillos cambios. Comprender que estamos siendo estafados es lo primero, sin duda. Entender por qué, analizarlo, discutirlo y enseñarlo, lo siguiente. Y por último, hemos de parar las máquinas, reaccionar contra un sistema injusto y plantear los cambios requeridos, desde la revolución ética que tan necesaria se hace en nuestros días, hasta cada uno de los cambios prácticos que puedan llevarnos a dejar un mundo mejor a las siguientes generaciones.

Eso sí, resulta más que curioso que la Iglesia, los toros, la familia real y las grandes fortunas no sufran recortes en esta oleada tan brutal que hemos vivido hoy, en la que, en palabras de Cayo Lara, portavoz del grupo de Izquierda Plural, “se ha echado gasolina a las calles”. ¿Cuánto queda para que alguien lance una cerilla?

  1. Aún no hay comentarios.
  1. 13 enero 2013 a las 9:16

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: