Aborregados

Cuestiones sencillas sobre las que convendría, en estos tiempos tan hipócritas, una pausada reflexión: la educación.
Es de todos sabido que una masa de individuos poco educada, es decir, a los que no se les ha enseñado a pensar por sí mismos, es un gran negocio para aquellos que ostentan el poder. Se puede ver en claros ejemplos: a mayor pensamiento crítico, menor comunión con una religión, o por decirlo de forma más sencilla: cuanto más educados estamos, más difícil resulta que nos engañen con mitos e historias de Dioses y fantasmas.
Por supuesto, la falta de educación, de pensamiento crítico, también redunda en beneficio de otros tipos de poder. Cuanto menos pensamos, más compramos sin necesitar lo que compramos; cuanto menos pensamos, más nos dejamos llevar por las ideas de los poderosos.
Por eso los grandes grupos de poder, como por ejemplo la Iglesia Católica, luchan por mantener un monopolio educativo, para criar borregos a los que manipular.
En Madrid, y pronto en toda España, gozarán del privilegio que supone tener a unos mentecatos aborregados gobernando de su parte. La enseñanza se está privatizando a las manos de los criadores de borregos, lo que a efectos prácticos supone que las generaciones futuras pensarán menos, actuarán menos, se dejarán llevar y así resultarán esclavos de sus pastores.
Y todo esto ocurre mientras algunos que sí hemos recibido buena educación, que sí podemos pensar por nosotros mismos porque así nos educaron nuestros padres y maestros de la enseñanza pública, intentamos luchar contra los obispos y empresarios que quieren destruir el futuro de nuestra cultura.
Merece una reflexión.

  1. 16 diciembre 2011 a las 11:26

    Pues sí. Ya sabes que, por lo general, suscribo lo que dices, no obstante, me parece importante añadir un pequeño matiz. Dentro de las instituciones religiosas no sólo hay borregos y timadores, también hay gente noble y buena que ha recibido una buena educación y que seguramente posee un buen nivel de pensamiento crítico. Ahora bien, entiendo que te refieres a las maniobras de la jerarquía (o más bien habría que decir aquí gerarquía (sic)) de la Iglesia Católica, que empeñada en seguir como hace cincuenta años cuando por aquí mandaba determinado individuo que todos conocemos muy bien, se niega a mirar sus propios errores, se niega a aceptarlos, a admitirlos, a enmendarlos. En lugar de ello, y negando la mayor, suele además ponerlos como aciertos, cuando el hedor a cadáver se percibe desde cualquier lado… y sí, para eso les viene muy bien que la gente a la que educan e “iluminan” salgan de sus santas, y cada vez mejor financiadas, cuevas con muy pocas luces. Lástima de país. Como diría Unamuno, y cada vez estoy más de acuerdo con él: “Me duele España”.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: