Inicio > Democracia Real Ya, Política > Abraza árboles

Abraza árboles

Estoy sentado bajo la sombra del olivo de la Plaza de Fuente Dorada. Estoy dando la espalda a un campamento que debió desaparecer hace días, leyendo las noticias desalentadoras que llegan desde Barcelona. Y es que algunos grupos que no tienen nada que ver con las iniciales intenciones del 15-M han zarandeado e increpado a los diputados del parlamento catalán, que nos guste o no, ha sido elegido en unas elecciones. Atrás queda cualquier reivindicación de más justicia en las elecciones, de más transparencia en la política, y cualquier otra demanda ciudadana, si para ello se comienza a entrar en increpaciones físicas y en actos violentos.
Escuchaba hace un rato en la radio a un sociólogo advertir que el asamblearismo no es lo mismo que la democracia, y ponía un ejemplo muy claro: en unas elecciones, todo el mundo puede acudir a votar, pues se celebran en día no laboral; sin embargo, en las asambleas que han tenido lugar en las acampadas, muchos no hemos podido votar o bien porque teníamos que trabajar, o bien porque teníamos otras tareas pendientes. El resultado es que quien ha votado las decisiones en esas asambleas son un reducido grupo de personas que, o no tienen trabajo porque no lo consiguen, o porque no lo buscan. Y con ello caemos en el riesgo de que las de acciones que se llevan a cabo por el movimiento 15-M correspondan a esos grupos minoritarios que no representan a la gran cantidad de personas que reclama un futuro mejor, y que no puede acudir a esas asambleas porque está ganándose la vida o intentando hacerlo.
Mi conclusión es que debe replantearas el modelo del movimiento, porque acabará en manos, como dice un buen amigo mío con su ácido humor, de un pequeño grupo de abraza árboles. O peor, degenerando en actos violentos.

20110615-122932.jpg

20110615-122953.jpg

  1. Artur Zagrodzki
    15 junio 2011 a las 12:07

    TOTALMENTE DE ACUERDO!

  2. 15 junio 2011 a las 17:01

    Las acampadas no son el movimiento. El estado actual de las acampadas no son su inicio, sino uno de sus posibles caminos: lógico, en un movimiento de este tipo.
    Por eso, yo era partidario de haber levantado las acampadas mucho antes. Por eso, yo era partidario de los debates y asambleas, pero no del establecimiento de un programa: una trampa desde dentro y desde fuera.
    Sin embargo, qué necesario ha sido. Qué necesario sigue siendo.

  3. 15 junio 2011 a las 20:35

    Es una lástima… una de las mejores iniciativas que se han puesto en marcha de manera espontánea en los últimos tiempos…. desvirtuada al final por su propia constitución, comida por dentro por sus propios gusanos. Esto me ha dado una esperanza que ya creía olvidada, pero con el curso de los acontencimientos, esto ha sido más bien como meterme un caramelo en la boca y luego darme una hostia…
    Abraza árboles… es una muerte indigna para el movimiento de los indignados. Aún quedaba (y queda) mucho por hacer.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: